Estos son los derechos y deberes que tienes como propietario

Tanto arrendatario como arrendador deben cumplir unos parámetros que exige la Ley.
Estos son los derechos y deberes que tienes como propietario
Foto: Cavana

Derechos

Estos son los derechos que tienes como propietario de un inmueble:

• El inquilino deberá entregar toda la información solicitada por el propietario, que esta sea real y permitir que esta sea verificada.

• Los pagos del canon de arrendamiento se deben hacer en la fecha acordada.

• Exigir los documentos y garantías que considere necesarias y que se ajusten a la ley con el fin de proteger su propiedad y soportar el cabal cumplimiento de la negociación.

• Si el inquilino cede o subarrienda la propiedad sin ninguna autorización, el propietario puede dar por terminado el contrato de arrendamiento y exigir la entrega del inmueble o en su defecto hacer un nuevo contrato con las otras personas si lo desea.

button-ver-mas

Deberes

Estos son los deberes que debes cumplir al pie de la letra la ley y ser buen arrendador:

• Redactar y entregarle al inquilino los documentos que hayan que hacer incluido el contrato de arrendamiento.

• Debes fijar las condiciones del negocio, así como las fechas de pagos, entre otros.

• Entregar todas las llaves de acceso a la vivienda, incluidas las de las puertas internas, closets, entre otras.

• Le debes entregar el inmueble al inquilino en la fecha acordada, la que se fijó en el contrato. Además, la propiedad debe estar en buen estado, buena seguridad interna y con conexión y funcionamiento de los servicios públicos.

• Debe mantener el inmueble, los servicios y el mobiliario en buen estado, que sean útiles.

• Entregarle al arrendatario una copia del reglamento interno si la vivienda está bajo el régimen de propiedad horizontal. En el caso de vivienda compartida, el arrendador tiene además, la obligación de mantener en adecuadas condiciones de funcionamiento, de seguridad y de sanidad las zonas o servicios de uso común y de efectuar por su cuenta las reparaciones y sustituciones necesarias, cuando no sean atribuibles a los arrendatarios, y de garantizar el mantenimiento del orden interno de la vivienda.