¿Qué sucede si no se realizó un contrato de arrendamiento por escrito?

Es una de las inquietudes que muchos propietarios e inquilinos tienen. Recuerda que así sea verbal o por escrito, el contrato será igualmente válido.
¿Qué sucede si no se realizó un contrato de arrendamiento por escrito?
Foto: Shutterstock.com

Hace mucho tiempo, gran parte de los negocios se cerraban de manera verbal, en donde la palabra de una persona se respetaba (empeño de la palabra) y solo con un apretón de manos, se daba la autenticación del trato acordado.

Pero, los tiempos han cambiado, pese a esto, un arrendador y un arrendatario pueden realizar un contrato de manera verbal en donde impera el concepto de buena fe, sin necesidad de realizar uno por escrito, pero expertos por razones principalmente probatorias recomiendan hacer este último. <<¿Cómo blindarte ante los arrendatarios que no pagan?>>

Según la Ley 820 de 2003, en el artículo 3, “El contrato de arrendamiento para vivienda urbana puede ser verbal o escrito. En uno u otro caso, las partes deben ponerse de acuerdo al menos acerca de los siguientes puntos:

  • Nombre e identificación de los contratantes.
  • Identificación del inmueble objeto del contrato.
  • Identificación de la parte del inmueble que se arrienda, cuando sea del caso, así como de las zonas y los servicios compartidos con los demás ocupantes del inmueble.
  • Precio y forma de pago.
  • Relación de los servicios, cosas o usos conexos y adicionales.
  • Término de duración del contrato.
  • Designación de la parte contratante a cuyo cargo esté el pago de los servicios públicos del inmueble objeto del contrato.”

En la Ley 820 de 2003, la cual está dirigida para las viviendas urbanas, como quedo en evidencia, indica que los contratos pueden ser verbales o escritos, pero si nos fijamos en los puntos en que las partes como mínimo deben ponerse de acuerdo podemos concluir que lo mejor es tenerlos por escrito, esto sin duda ayudara a tener mayor seguridad en lo que las partes quisieron pactar al inicio de la relación contractual.

Otro punto a tener en cuenta es que con el contrato por escrito si se presenta un incumplimiento por parte del inquilino, el arrendador tendrá una mayor seguridad para adelantar de manera ágil, los procesos encaminados por un lado a recuperar los dineros dejados de pagar y por otro, la recuperación del inmueble arrendado, situación que es diferente cuando no se tiene un contrato por escrito en donde el arrendador tendrá que pre-constituir la prueba debiendo realizar una declaración ante una notaría llevando dos testigos que digan que sí existe un contrato entre ambas partes, con este documento y con la asesoría de un abogado, podrás iniciar con una demanda judicial de restitución. <<Buscas asesoría jurídica, clic aquí>>

También, el dueño se puede presentar ante un juez de la República y solicitar un interrogatorio como prueba anticipada. En el caso de la restitución del inmueble, al tener un contrato verbal, las pruebas se reducen y pueden carecer de validez.

Esto recomiendan los expertos

Para evitarse dolores de cabeza, te recomendamos hacer un contrato de arrendamiento de manera escrita, en este queda estipulado de manera clara los derechos, deberes, responsabilidades y las cláusulas necesarias en caso de incumplimiento de alguna de las partes.

Además, recuerda que, como propietario de un inmueble, puedes solicitar un seguro de arrendamiento con Zurich y Central de Arrendamientos, el cual te va a cubrir el 100% del canon, las cuotas ordinarias de administración, hasta dos cánones de servicios públicos domiciliarios, te dará asistencias jurídicas en contratos de arrendamiento y te brindará toda la asesoría necesaria que necesites en caso de iniciar un proceso de restitución. <<Más información aquí>>

Te puede interesar:

¿Por qué es mejor dejar el contrato de arrendamiento en manos de un experto?

La restitución del inmueble: cobertura clave en el seguro de arrendamiento

Asegúrate de no firmar un contrato de arrendamiento con fiadores falsos